Las políticas de la unión europea

La Unión Europea ha puesto en marcha una serie de políticas que constituyen las líneas de actuación que ésta decide seguir en determinados ámbitos, que afectan directamente a la vida de los ciudadanos y de las empresas con las que se pretende lograr los objetivos generales que se ha fijado. Entre ellas podemos señalar agricultura, pesca, medio ambiente, sanidad, derechos de los consumidores, transporte, turismo, energía, industria, investigación, empleo, cultura, educación, deporte, entre otros.

En el ámbito de esta diversidad de políticas, cabe destacar la política de cohesión, que constituye la principal política de inversión de la Unión Europea. Su objetivo es apoyar la creación de empleo, la competitividad empresarial; el crecimiento económico; el desarrollo sostenible y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos en todas las regiones de la Unión Europea.

Se busca con esta política reducir las disparidades entre los niveles de desarrollo de sus distintas regiones. Se presta especial atención a las zonas rurales, a las zonas afectadas por una transición industrial y a las regiones que padecen desventajas naturales o demográficas graves y permanentes como, por ejemplo, las regiones más septentrionales con escasa densidad de población y las regiones insulares, transfronterizas y de montaña.

De esta manera, la cohesión económica, social y territorial constituye una expresión de la solidaridad entre los Estados miembros y regiones de la Unión Europea. Favorece el desarrollo equilibrado del territorio comunitario, la reducción de las diferencias estructurales entre las regiones de la Unión y la verdadera igualdad de oportunidades entre las personas.